Kimba te ayuda

bigstock_Three_Little_Girls_2725276

 

 

Esta sección de Educa Kimba queremos que sirva de ayuda para cualquier tema que te pueda preocupar. Puedes escribirnos tu consulta y nuestro personal cualificado y experto en educación te dará las claves para tratar de solucionar cualquier duda o problema.

  1. admin
    Febrero 12th, 2013 at 09:03 | #1

    Entiendo lo que siente, pero puede estar segura de que su nieta quiere a su hija, ya que como nos cuenta, hace unas semanas que la niña dice estas cosas. Para su nieta Sonia son ambas muy importantes, seguro.
    La niña sólo sabe que su madre, a la que quiere, desaparece cada mañana y rechazarle es su forma inconsciente de castigarle por ello.
    Recuerde que los hijos de las madres que trabajan, tienen un desarrollo emocional tan bueno como los demás niños, el vinculo madre-hija no tiene porque debilitarse. Lo principal es que la madre y la niña hayan establecido un vínculo de confianza y amor fuerte, que de seguridad a la niña y no se crea abandonada.
    Puede estar contenta, porque su nieta la quiere mucho y está a gusto con usted, señal de que la cuida bien.
    Sonia distingue perfectamente el papel que tiene cada miembro de la familia. Trátela con normalidad, sin caer en el error de mimarla demasiado para compensar la “ausencia de la madre”.
    El tiempo que su hija esté en casa, que se lo dedique a su nieta y que se olvide del resto de labores que son secundarias.
    A medida que se haga mayor la niña, la cosa cambiará, ya lo verá.
    Un saludo

  2. Pilar
    Febrero 11th, 2013 at 22:56 | #2

    Buenos días. Mi nieta Sonia tiene ya 6 años. Mi hija es madre soltera, está muy ocupada con el trabajo y tiene muy poco tiempo para la pequeña Sonia, por lo que yo me ofrecí a cuidarla siempre que mi hija no pudiese.
    Estas últimas semanas, cuando vamos al parque, me está empezando a decir, que su madre no le hace mucho caso, y que me quiere más a mí que a ella. No quiero que eso pase, ya que mi hija trabaja mucho para sacar a Sonia adelante, pero claro, eso ella no lo entiende todavía. No quiero que deje de querer a su madre.
    ¿Cómo podría explicárselo para que lo entendiera?
    Gracias.

  3. admin
    Febrero 5th, 2013 at 14:36 | #3

    A partir de los cinco años, los niños ya tienen edad para pasar la noche en casa de un amigo, no se la edad de tu hija Rebeca, imagino que rondará los cinco y si no es así, me corriges, por favor.
    Algunos niños están acostumbrados a dormir fuera de casa, (con los abuelos, los tíos…); otros tienen un carácter abierto, como comentas que es Rebeca y dependen poco de nosotros. Para ellos, la experiencia suele ser buena y sin contratiempos.
    Sin embargo, si son sus primeras veces con sus amigas fuera de casa habrá que explicarle varias cosas antes de apresurarnos y dejarla ir. Piensa que para ella es algo nuevo y algo que se escapa de “su control”. Explícale lo que va a pasar: que no está obligada a ir si no quiere, y que puede llamarte a la hora que sea si prefiere volver a casa.
    Que entienda que va a una casa a disfrutar con sus amigas y donde va a estar segura como en su casa.
    Si empieza a llorar y a preguntar por ti,
    hay que preguntarle por las razones concretas: ¿qué te ha ocurrido?, ¿te peleaste con tu amiga? Si podemos aclarar la situación por teléfono, mejor. Si no, es preferible ir a por Rebeca y después ya averiguaremos qué pasó exactamente.
    Lo habitual es que podamos dar por teléfono las pautas para resolver el conflicto, aunque en casos extremos (lleva un buen rato llorando y nada le calma), tendremos que decidir si nos sumamos a los planes o si le recogemos y dejamos el tema para más adelante.
    Nunca le obligues a ir. Puede resultar de perjudicial que impedírselo.
    Un saludo

  4. lucía
    Febrero 4th, 2013 at 20:32 | #4

    Hola a todos. Mi hija Rebeca es muy sociable en el colegio y con todo el mundo, es muy alegre. Últimamente, los fines de semana, su grupo de amigas de clase y ella están empezando a ir a casa de alguna a pasar la noche mientras juegan con sus muñequitas, ya sabéis, cosas de chicas.
    Mi hija durante todo el día juega, se ríe y los padres de las otras chicas están encantados con ella porque es muy graciosa. Bien, pues a la noche todas estas cosas buenas desaparecen. Desde el momento en que acuestan a todas, Rebeca empieza a llorar y a decir que quiere verme. Ya ha sucedido esto varias veces, así que he decidido que no vaya más a dormir a casa de alguna amiga hasta que crezca un poco más y aprenda a pasar una noche fuera de casa… ¿He hecho bien? Necesito vuestro consejo.

  5. admin
    Enero 21st, 2013 at 09:52 | #5

    Hola,

    En tu pregunta planteas dos cuestiones importantes. El sueño de tu hijo y su control de esfínteres.
    Deberíamos si te parece, solucionar un problema y luego afrontar el otro.

    Es habitual que los niños en alguna ocasión sientan la necesidad de dormir con sus padres, especialmente cuando se encuentran mal, quieren mimos o tienen miedo.

    Lo recomendable es que esto no se convierta en hábito ya que perjudica el aprendizaje de la autonomía del niño.

    El sueño es un habito que requiere un aprendizaje; respeto de horario, silencio,..etc,

    Seria bueno que le marcarais un ritual, “baño, cena, cuento, luz tenue…y a dormir explicándole que todos debemos descansar”.

    Es muy importante que tú y tu marido, sigáis los mismos criterios y la misma autoridad ante la hora de ir a la cama y respetar las normas del sueño.

    Si se despierta a medianoche asustado, como nos comentas, es importante tranquilizarle y mimarle mucho, pero mostrar firmeza para que continúe en su cama.

    Aprovechad ese momento también, para llevarle al aseo.

    Que no controle aun sus esfínteres, suele ser el resultado de un desarrollo lento del control de la vejiga, no te preocupes.

    A veces esta lentitud de hecho, puede estar relacionada con un mal hábito del sueño o puede ser el resultado de tensiones que entonces requieren de nuestra atención, (temores, inseguridades,..)
    Pensad si ha habido cambios sustanciales en su vida, llegada de un nuevo hermano, cambio de casa, problemas en el cole…

    Los niños no se orinan a propósito y generalmente les da vergüenza cuando esto sucede. En lugar de hacer que el niño se sienta avergonzado, trasmitirle confianza.

    Espero haberos ayudado,

    Gracias por escribirnos.

  6. Jorge
    Enero 16th, 2013 at 16:20 | #6

    ¡Muy buenas! Mi hijo tiene 5 años y aún no ha aprendido a dormir en su dormitorio sólo. Siempre cuando le acostamos, parece que va a dormir bien, pero a mitad de la noche viene corriendo a nuestra cama. Dejamos que coja de nuevo el sueño con nosotros y luego le llevamos medio dormido a su cama. Entonces, a la mañana siguiente al ir a despertarle nos damos cuenta de que se ha hecho pis en la cama.
    Parece que se pone nervioso y todavía no lo controla. Todos los días estamos igual y ya es mayorcito… ¿Cómo puedo educarle para que no lo haga más?

  7. admin
    Diciembre 19th, 2012 at 10:48 | #7

    Ante todo ten claro que tu hijo no te va a coger manía, es normal que pasen por épocas de “mamitis” o “papitis” pero, como épocas que son, no duran para siempre.
    Hay niños que están más apegados a uno de los padres porque pasan normalmente más tiempo con él, o al contrario que, por ejemplo, después de haber pasado toda la tarde con mamá, se echan a los brazos de papá porque es el momento en el que juegan con él después de todo el día sin verle.
    Piensa si ha pasado algo que haya podido causar la situación. Puede que ahora pases menos tiempo en casa por lo que sea y que Alex esté tratando de llamar tu atención. Ya habrás notado que cada hijo es totalmente diferente, lo que a uno puede afectar al otro no.
    Me imagino que lo habrás hablado con tu marido, hazle saber cómo te sientes que seguro que él te ayudará y tener claro que es importante la actuación de los dos, actuar siempre en la misma línea con coherencia ( si a mamá le toca dar de cenar a Alex, mamá lo hará y el padre tiene que apoyarlo y hacérselo saber también al niño.)
    Nuestro consejo es que estés tranquila, piensa que es una situación que va a pasar. Probablemente y sin darte cuenta, estarás más nerviosa cuando estés con Alex. Los niños lo notan todo y que tú esté así no ayuda a que él quiera estar contigo. Así que intenta “quitarle hierro al asunto” y no dejes de hacer cosas con él. Puedes probar a encargarte tú de los momentos en los que el niño disfrute más, como puede ser la hora del baño, convirtiéndolo en un momento de risas y cosquillas. Prueba a tener ratos de juego con él solos, a leerle un cuento… Sobre todo, ¡ríete mucho y disfruta de estar con él!

  8. Marcos
    Diciembre 15th, 2012 at 21:13 | #8

    Buenas tardes, todas las mañanas llevo a mi hijo Javier a la guardería. Tiene 3 años y no puede andar ni 5 minutos solo, siempre me pide que le coja en brazos. Ya estoy harto y no se como explicárselo, porque si no le cojo se pone a llorar desconsoladamente, se tira al suelo, grita…vamos, que monta un espectáculo en medio de la calle, y ante eso, le cojo en brazos. ¿Qué debo hacer?

  9. admin
    Diciembre 4th, 2012 at 10:07 | #9

    ¡Buenas tardes!
    En primer lugar, gracias por escribirnos. Suele ser habitual los niños a los que les cuesta separarse de sus padres. Efectivamente, en el momento del nacimiento se establece un vínculo afectivo muy grande y totalmente necesario para el bebé, pero, a medida que vaya creciendo, esa dependencia debe ir disminuyendo.
    Comentas que siempre ha estado muy unido a ti pero que desde hace unos meses la dependencia se ha hecho mayor. Sería pues interesante buscar el posible origen de ese cambio: ¿ha coincidido con algún cambio en la familia? Por ejemplo, que el niño haya empezado en el cole, que tú hayas estado más ocupada en el trabajo…
    Después de pensar cuál puede ser la causa, debemos analizar nuestro propio comportamiento. Es totalmente normal preocuparnos por nuestros hijos pero, a veces, lo hacemos de una forma tan excesiva que transmitimos esa ansiedad a nuestros niños y propiciamos que sean dependientes. Piensa cómo te sientes tú cuando por cualquier motivo te tienes que separar de tu hijo (al dejarle en el cole, cuando se queda en casa de los abuelos…) ¿Te quedas tranquila?, ¿te despides de él sin problemas, dándole un beso o te cuesta “despegarte” de él, alargando el momento?
    Está claro, por lo tanto lo que hay que conseguir es que él aprenda a alejarse y valerse por sí mismo. Para ello puedes probar a:
    -Fomentar su autonomía personal. Dejarle que haga cosas en casa, que ayude a poner la mesa, recoja sus juguetes, colabore al vestirse… De esta forma, ayudaremos a reforzar su autoestima.
    -Reforzar con miles de besos y abrazos sus nuevos aprendizajes.
    -Prueba a jugar con él al escondite; podéis esconder sus juguetes y encontrarlos entre los dos y luego probar a esconderte tú y que él te busque.
    -Controlar tu propia actitud, estar tranquila y segura de que va a estar bien, cuando te separes de tu hijo.
    -Intentar ir teniendo separaciones, al principio cortas y cada vez más largas. Nunca habrá que irse sin despedirse de él o engañándole diciendo que voy a volver en un minuto si no es así.
    Y por último, tu hijo tiene que sentir que siempre estarás a su lado, así que ¡no dudes en decírselo

  10. Lorena
    Diciembre 4th, 2012 at 10:05 | #10

    Hola, tengo una nena de 2 años, y realmente no sabe hacer nada sin mi. Para vestirse, comer, lavarse los dientes… siempre tengo que estar yo con ella. Mi marido me recrimina por ello porque al principio yo espero unos minutos a que lo haga ella solita, pero como le cuesta mucho, se lo acabo haciendo yo. La gente me dice que tengo que dejarle a ella sola porque si no, nunca aprenderá, pero pienso que tengo que ayudarle.
    No sé, no veo tan mal lo que estoy haciendo. ¿Qué me aconsejáis?

  11. admin
    Diciembre 4th, 2012 at 10:00 | #11

    ¡Buenas tardes!
    No te preocupes, es normal que con esa edad empiecen a hacer trastadas, es parte de su proceso de aprendizaje explorar, tocar, sacar… Pero también es nuestro papel hacerle ver hasta dónde puede llegar.
    Muchas veces se dice que los niños son arcilla que hay que moldear y que las normas y criterios de los padres son la paleta con la que darles forma.
    Es un paso muy importante que tú seas consciente de que, como cuentas, a veces te falte autoridad o te de pena regañarle. Efectivamente, los niños deben de tener unas normas claras y concisas, que ellos puedan entender, ya que les transmite seguridad. Un niño que sabe que se espera de él es un niño seguro, lo que le ayudará a tener una autoestima alta y, por lo tanto, a ser feliz, que seguro que es algo que buscas para tu hijo. Así que siempre que le marques unas normas ten claro que lo estás haciendo por su bien.
    Es importante decirle las cosas con seguridad y de forma firme pero siempre desde el cariño, ya que chillando perdemos el control de la situación.
    Os puede ayudar enumerar las trastadas típicas del chiquitín. Con ellas podéis elaborar, entre el padre y la madre, una lista de prioridades para tener los dos claro qué reprender. Por ejemplo, cuando tire la comida a l suelo, si se le escapa la mano…
    También es mejor anticiparse a los acontecimientos para prevenir las conductas. Seguro que hay momentos en los que sabéis de antemano que el niño va a hacer algo que no os gusta. Tratad de evitar esas situaciones.
    Conocer a vuestro hijo es clave y sobre todo, ¡disfrutad de él!

  12. Aiala
    Diciembre 2nd, 2012 at 21:52 | #12

    Hola, tengo dos hijas de 6 y 15 años. La mayor esta entrando ahora en esa edad de adolescente guerrera. La pequeña siempre hace todo lo que le dice su hermana mayor y como últimamente ella me habla mal, me contesta, me grita…la pequeña está empezando a hacer lo mismo. Muchas veces incluso se alían las dos contra mí. ¿Cómo puedo llevar esta situación?

  13. admin
    Junio 21st, 2012 at 10:15 | #13

    ¡Hola!,

    Claro que no te tienes que angustiar, él no te va a contestar como nos gustaría, es muy pequeño, seguro que ante la pregunta de que tal en “el cole” la respuesta es escueta; “¡bien! y sigue jugando”.
    Es cierto que hay niños con un temperamento más reservado que otros, pero todos los niños necesitan expresar y tu saber.

    Que el niño no te cuente con pelos y señales todo lo que hacen a lo largo de la mañana, no quiere decir que no tenga nada que contar.

    Le puedes ayudar a expresar lo que le gustaría contarte por ejemplo, a través del juego, cuento o historias improvisadas.
    Las marionetas son un recurso fantástico, además conseguimos ver el tipo de relación que tienen con otros niños.

    Busca un momento tranquilo del día, antes de acostarle o los fines de semana que tenemos mas tiempo para dedicarle, por ejemplo y acompaña la conversación con la marioneta. (Se va a reír, relajar e implicar).

    Pregúntale lo que quieras saber, “te veo muy serio, estas enfadado ¿Qué hacemos cuando nos sentimos así?”.
    Ha discutido con un amigo por un juguete, lo sabes porque te lo comenta la profesora. Pregúntaselo junto con la marioneta y debe darte una solución para la próxima vez.

    Pruébalo y ya nos contaras,

    Un saludo

  14. nerea
    Junio 15th, 2012 at 10:12 | #14

    ¡Hola!,
    No es algo que me angustie, imagino que será común, tengo un peque de 3 años y lleva en el centro todo el curso. Me encanta su profesora, es muy cariñosa y a él se le ve contento, pero es que en cuanto sale por la puerta del centro, no me cuenta nada. Pensé que esto pasaría solo en septiembre, pero a día de hoy, estamos igual.

  15. admin
    Junio 14th, 2012 at 10:02 | #15

    ¡Buenos días!
    Y enhorabuena ante todo, por la llegada de su nieto a sus vidas. Imagino que el precioso perro alemán, es parte de la familia y por lo tanto debe participar de esta alegría.
    No es necesario regalar al perro de la familia cuando se sabe que se va a tener un nuevo bebé, aunque claro, hay que tener al animal limpio para que convivir con él sea algo saludable y agradable.
    Muchos estudios demuestran que lo mejor es que los niños tengan contacto con las mascotas desde edades tempranas.
    Incluso hay estudios que dicen que los bebés que conviven con mascotas son menos propensos a desarrollar alergias a esos mismos animales en el transcurso de sus vidas, pero solamente ocurre si ese animal vive en el mismo hogar que el niño mientras este sea aún un bebé de pocos meses.
    Si el temor es a la suciedad que estos animales pueden generar, decir que es hasta buena en cierta medida, cuando se expone al niño a ella con criterio.
    Su bebe se acostumbrará al pelo y bacterias del animal, si que esto le suponga problemas de salud.
    Disfruten de la llegada del bebe y cuiden al perro también, como hasta ahora.
    Gracias por escribirnos

  16. lola
    Junio 5th, 2012 at 10:00 | #16

    ¡Buenos días!,
    Soy una feliz y futura “abuela primeriza”. Me gustaría saber su opinión sobre, tener una mascota en casa, (un precioso perro alemán en nuestro caso) y la llegada de un bebe a casa.
    Gracias por contestarme, de antemano.

  17. admin
    Mayo 14th, 2012 at 13:21 | #17

    ¡Hola!

    Quitar el pañal no es algo que se aprende de un día para otro, es todo un proceso. Exige un determinado nivel de maduración /desarrollo (físico, motor, cognitivo y afectivo) y necesita un periodo de aprendizaje.

    El ir al baño solita, va a suponerle un gran logro, piensa que es un paso hacia su autonomía.

    Este proceso es conveniente empezarlo en estas épocas del año como comentas, la niña no está tan arropada, con lo cual le resultará más cómodo y le ayudará en su autonomía.

    Tenemos que tener en cuenta que cada niño tiene su propio proceso individual. Tú conoces a tu hija mejor que nadie.
    No exijas a la pequeña mayor control del que puede tener por sus posibilidades madurativas. Si les exigimos demasiado frustramos a los niños al darse cuenta de que no responden a las expectativas del adulto.

    Desde nuestras escuelas, nosotras lo trabajamos de la siguiente manera;

    Los tres primeros días se les sienta en el WC cada diez minutos, uno dos minutos, para ver si hace una “gotita” y se le cambia de ropa en cuanto se moja.
    Al cuarto día más o menos, se le pone cada 15 minutos en el WC y cuando se hace encima tardaremos en cambiarle unos cinco minutos, para que se sienta un poco incómodo y note la diferencia de estar mojado a seco. Esto no podemos hacerlo más de dos días pues los niños se acostumbran a todo, también a estar mojados.
    A partir del 7º día le vamos distanciando el intervalo de sentarles en el WC, pero conviene que no sobrepase las dos horas. Tenemos que preguntarle si quiere hacer o no, muchas veces, y casi todas nos dirá que “no”, pero hay que ponerle, con mano izquierda, porque lo hará algunas veces.
    Habitualmente, hasta los 15 ó 20 días el pequeño no pide nada, hay que decirles y ponerles. A partir de estos días comienzan a “pedir” algunas veces, hasta ir controlando cada vez más.

    ¡Espero que todo esto te ayude con tu hija!,
    Ya nos contarás

  18. Ainhoa
    Mayo 14th, 2012 at 11:20 | #18

    Hola chicas

    Mi nena tiene 2 años y cuatro meses, yo estaba esperando a que llegara el buen tiempo para quitarle los pañales, pero ahora que ha llegado, se niega a sentarse en el orinal…bueno se sienta…pero no hace ni pipi ni caquita…no sé que hacer…¿¿Alguna técnica??

  19. admin
    Mayo 4th, 2012 at 12:06 | #19

    Hola,

    Esta en una edad de constantes pulsos, necesita ver hasta donde llegan vuestros límites.
    Resulta agotador, pero debéis manteneros firmes.
    No pasa nada porque llore “porque no le gusta la comida”, o “porque le retiras del tobogán para que se lance el otro niño primero”.

    Por lo que cuentas, el niño llora ante la frustración, “no le salen las cosas como él quiere”.
    En la vida se va a encontrar con muchas de esas situaciones que seguro van a fortalecer su carácter.
    Es ley de vida experimentar con la frustración, no tengas miedo piensa que son pequeñas experiencias enriquecedoras para el buen desarrollo del niño.

    Tu hijo puede querer algo y nosotros lo respetamos pero no por ello concedérselo, si creemos que hoy toca decir que NO.
    Es normal que se enfade, tú míralo como un proceso de aprendizaje, no te centres en lo que crees que sufre.
    Mantén la calma en esos momentos, se firme en tus decisiones, explícaselo y finalmente consuélale.
    Siempre todo con cariño, recuerda que tú eres su modelo a seguir.

    Gracias por escribirnos.

  20. Laura
    Mayo 2nd, 2012 at 13:56 | #20

    Tengo un pequeño de casi tres años, cada vez que me voy de casa, que le pongo para comer algo que no es de su gusto, que no se sube al tobogán el primero,…
    Vamos “que no se sale con la suya”, se me pone a llorar.
    Creo que es algo correspondiente a su edad, pero me fastidia mucho, así que cuando me voy de casa, por ejemplo, desaparezco sin que me vea para evitarle un mal rato.
    ¿Qué os parece?

  21. admin
    Abril 23rd, 2012 at 11:14 | #21

    ¡¡Muy buenas tardes!!
    Esto es muy frecuente en las familias con varios hijos, no te apures. Entiendo que hay días que te sientes como un policía diciendo lo que deben o no hacer y llegas al final de éste agotada. Las razones pueden ser varias; simplemente la diferencia de edad entre ellos les puede llevar a no coincidir en los mismos gustos a la hora de jugar.
    El de 3 años muchas veces no llegará a comprender y respetar el juego del de 7 y esto termina en pelea.
    Todo ello lleva un riesgo, ya que si alguno quiere llamar tú atención, ha aprendido que molestando al hermano la obtiene y lo hará.
    Así que utiliza sus discusiones para que se conozcan mejor, no intervengas cada vez que hay un conflicto, sino que trata de que cada uno se ponga en la piel del otro.
    Que cada uno se explique, y con calma, háblales.
    Por ejemplo si el conflicto termina en burla, le puedes asesorar al niño que le diga al otro “La próxima vez que se burle de ti, dile bien claro que no quieres que te trate así, que no te gusta”. También puedes aplicar consecuencias, que no castigos, que al final terminan agotándote a ti y no conseguimos nada.
    Como por ejemplo; “Cuando estéis preparados para jugar juntos, os juntáis, mientras tanto jugar separados.”

    Ya verás que bien,
    Un saludo

  22. tamara
    Abril 14th, 2012 at 16:11 | #22

    ¡Buenas tardes!
    Como otra “Semana Santa” mas, durante las vacaciones mis hijos de 3 y 7 años, han discutido mucho con lo cual mi paciencia se acabó y he deseado que llegara “la vuelta al cole” para que la rutina y el orden eviten los enfrentamientos.
    Me agota el tema, ¿Cuándo va a acabar?

  23. admin
    Abril 4th, 2012 at 12:56 | #23

    ¡Buenos días!

    Es cierto que la situación no resulta extraña pero si que debemos centrarnos en los sentimientos de cada niña y su situación.
    Para la pequeña su hermana mayor es su ídolo, pero no puede agobiarla, la niña necesita su espacio y su tiempo para jugar sola también. Tu hija de 5 años necesita realizar un juego diferente que la de dos.
    Necesita que la entiendas y no exigirla que comprenda a la pequeña, ya que seguramente, no hará más que interrumpirla en sus juegos.

    Cuando entras en su habitación en mitad de la discusión, careces de información suficiente para interpretar lo que ha pasado, por lo general actuamos como jueces de lo que vemos en ese momento.
    Es importante que les preguntes por lo sucedido e indaga en las necesidades reales de cada una de ellas.

    Muéstrate cercana, trasmíteles confianza, cariño y comprensión. Ellas, principalmente la mayor, te comunicaran lo sucedido y conseguiremos que la niña se conozca mejor, identifique sus emociones que dirigen sus acciones, es decir le damos herramientas para gestionar adecuadamente estas situaciones.

  24. maider
    Abril 4th, 2012 at 12:53 | #24

    Hola os escribo para plantearos mi situación, creo que es habitual tengo dos hijas de 5 y 2 años, para la pequeña la mayor es su “ídolo”, la sigue a todas partes y quiere jugar con ella siempre.
    Noto a la mayor, molesta porque no puede jugar sola y regaña a su hermana, en consecuencia yo siempre me enfado con ella y a veces la castigo sin sus juguetes por no saber compartir.
    Veo la cara de la mayor que le parece una gran injusticia,…no se como manejarlo.

    Gracias de antemano por atenderme.

  25. admin
    Abril 2nd, 2012 at 10:56 | #25

    Hola Nuria,

    Tranquila que verás como esta situación va a mejorar.
    Entiendo lo desagradable que resulta y lo incómodo de tener que dar explicaciones a otras madres por la conducta de tu hijo. Generalmente, cuando un niño se comporta así, es por algo. Seguro que él no esta disfrutando tampoco y sabe que esta actuando mal pero no sabe como manejar la situación.
    Hay una necesidad emocional que no estamos atendiendo y sobre eso nos tenemos que centrar.

    Necesitamos estudiar la causa que le lleva a comportarse así y no tanto en resolver el problema puntual. No le riñas en casa las conductas inadecuadas del cole, lo sucedido allí, es competencia del maestro. Sin embargo, debes respaldar al maestro mediante la escucha activa, la comprensión, mostrando al niño tu desacuerdo ante esas conductas y principalmente, ayudándole a entender que le sucede cuando pega. Que aprenda a conocerse a si mismo.

    Cuando el niño viene del colegio triste o enfadado, algo ha pasado que nosotros no sabemos.
    Hablar con él es importante, busca un momento en que este tranquilo, ya que si le agobiamos a preguntas, se enojará y su conducta no será la deseada, con lo cual le castigaremos por esa conducta y terminaremos sin saber lo sucedido.

    Juega con él en su cuarto, pon un cartel por ejemplo “con las cosas que puedes hacer la próxima vez que te sientas así” y lo apuntáis, que el niño vuelva a sentirse bien.
    Importante que se conozca a si mismo y que se sienta bien

    Muchas gracias por escribirnos.

  26. nurial
    Marzo 30th, 2012 at 21:53 | #26

    Hola me llamo Nuria y estoy preocupada con la actitud de mi hijo mayor de 3 años. Está pegón en clase. Le refuerzo positivamente, todo lo que puedo, recalcando lo que le queremos, la importancia de tener amigos y cuidarlos… pero nada. Sé que no hay recetas mágicas pero si me podéis ayudar a que esta situación mejore, lo agradecería. Gracias de antemano

  27. admin
    Marzo 8th, 2012 at 08:36 | #27

    ¡¡Buenos días!!
    Es cierto que muchas veces ante la falta de recursos para resolver una situación recurrimos a la manipulación emocional, amenazas que pocas veces cumplimos, repetición de indicaciones hasta que acabamos gritando.
    Son un claro ejemplo de que no controlamos la situación, pero tranquila, que todo esto se puede arreglar gestionándolo adecuadamente.
    Desconozco las edades de tus hijas, pero si que es importante que conozcas en que momento evolutivo están, para dar una buena respuesta a cada una.Es decir, no es lo mismo que un peque mienta con 8 años que con 3, que muerda con 2, puede considerarse normal pero no con 6.

    Como consejo decirte que es importante que valores a menudo las cosas que hacen bien tus hijas y se lo digas, que participes con ellas de sus cosas, que hables con ellas y por supuesto, que les marques normas. Gritando o amenazando, salimos perdiendo ya que lejos de educar provocamos rebeldía y rechazo.

    Gracias por escribirnos.

  28. enbusca
    Marzo 8th, 2012 at 08:25 | #28

    ¡Buenos días!, estoy preocupada, se que lo he provocado yo y no se como remediarlo. Tengo 2 hijas y veo que me imitan negativamente.
    Por ejemplo cuando se pegan, yo me he enfadado tanto que he llegado a decirles, que no las quiero nada.
    Me he dado cuenta al verlas jugar juntas con muñecas, repiten este comportamiento o cuando se enfadan entre ellas, se lo dicen también. ¿Cómo lo paro?
    Gracias

  29. admin
    Febrero 23rd, 2012 at 08:53 | #29

    ¡Buenos días!
    Para tu hija no existen aun los conceptos de asco o pudor, estos son” prejuicios” del mundo adulto. Con la introducción paulatina del niño en el mundo de los adultos, el niño va adquiriendo y asimilando este mundo incluido el asco, pudor, gustos, costumbres, hábitos etc. Ya verás como todo cambia.
    También puede estar pasando que la niña busque llamar vuestra atención. Ella es consciente que esto os enoja. De manera negativa, pero consigue vuestra atención. Evita reprenderla y explícale porqué no debe hacerlo, con todo cariño.

    Gracias por escribirnos,

    Un saludo

  30. pocoel
    Febrero 23rd, 2012 at 08:37 | #30

    Hola a todos/as. Mi niña de tres años ha cogido el mal hábito de meterse el dedo en la nariz y llevárselo luego a la boca… con pesca incluida. Os lo cuento de forma divertida, pero os aseguro que me hace pasar auténticos malos ratos, sobre todo, cuando estamos en alguna reunión, delante de más gente. Al final acabo quitándole la mano o haciéndole un mal gesto, pero no consigo nada. Por favor, ¿podéis ayudarme? Un saludo y gracias.

  31. admin
    Febrero 21st, 2012 at 14:44 | #31

    ¡Hola!,
    Como dices es muy importante en la dieta de los niños, tanto la fruta como la verdura. Desde que son pequeños es necesario poner en la mesa y ofrecerles diferentes tipos de frutas y verduras y mostrarles cómo sus padres también las comen y disfrutan con ellas.

    Es cuando los padres nos convertimos en su referencia en la mesa y si en ésta no se sirven frutas y verduras suficientes, el niño no querrá probarlas o las rechazará.

    Si los niños ven día tras día la fruta en la mesa, llegará un momento en que terminarán probándola.
    Si se pierde el hábito de incluirlas en el menú, el niño acabará por olvidarlas.

    Algún truco;

    AÑADE CEREALES: Casi es mejor que le añadas una cucharadita de los cereales que usas para sus papillas que una galleta.
    DEJA QUE CURIOSEE: Los niños a los que se da libertad para manosear la comida acaban por comer mejor y más variado que los demás. ¡Y no es obligatorio que un bebé tome puré de fruta si puede tomarla aplastada o a mordisquitos!
    PREPÁRALA COCIDA: La manzana o la pera hervidas tienen otro gusto y otra textura.
    IMAGINA NUEVOS ZUMOS: Es conveniente que tome fruta “entera” por su aporte de fibra. De todos modos, si intentar que se la tome es una lucha constante, quizás es mejor que, a veces, se la des en forma de zumo.
    TAMBIÉN ENTRE HORAS: La fruta no es sólo para merendar. A lo mejor le apetece mordisquear o chupar un trocito de manzana a media mañana o un ratito antes de cenar.

    Gracias por escribirnos y mucha suerte!!

  32. meinteresa
    Febrero 20th, 2012 at 20:42 | #32

    ¡Muy buenas! Tengo un problema con la alimentación de mi hijo. Se niega a comer fruta y sé que es un alimento importantísimo para su crecimiento. ¿Me podríais dar algún truco para conseguir que no distinga el sabor, o la textura y acabe aceptándola? Gracias por el blog y por este apartado.

  33. admin
    Febrero 7th, 2012 at 12:40 | #33

    Es normal que estés nerviosa, es tu hija aunque estoy segura que en cuanto empieces a traerla se te quitaran los nervios. Llevarla a una escuela infantil, compartiendo su tiempo con otros niños, también tiene su lado positivo.
    Le enseñará conductas tan valiosas y necesarias para vivir en sociedad como compartir las cosas o empezar a experimentar las primeras nociones de amistad.
    Comienzan a tener sentimientos de pertenencia a un grupo y perciben que allí hay unas reglas y unos horarios que tienen que cumplir todos los niños juntos.
    A lo largo de toda su educación fuera del entorno familiar, se irán dando cuenta de que no son el centro de todo, aunque sigan siendo los reyes de la casa.
    Y también de que hay «otros iguales» con los que jugar, divertirse y compartir.
    Por otro lado, la guardería es la diversión en estado puro. Todos esos juguetes y esos mayores que se inventan actividades, bailes, canciones… la convierten en el paraíso del juego, es el lugar perfecto para que jueguen a su aire e interactúen con otros niños.
    Pero no sólo es diversión, el juego compartido a estas edades es, además, un intercambio que facilitará aprendizajes posteriores: el diálogo, los sentimientos de comprensión y de posesión, etc.
    Todo ello supervisado por educadoras cualificadas, que conocen el desarrollo del niño y que están atentas a cualquier problema que pueda surgir.
    Es muy importante, para tu tranquilidad, que haya un diálogo fluido entre vosotros y la escuela, es la mejor forma de cerciorarse de que nuestro hijo está teniendo un buen desarrollo físico, cognitivo y emocional.
    Tranquila que Naia va a estar en buenas manos,
    Un saludo

  34. mamienintento
    Febrero 6th, 2012 at 12:37 | #34

    Hola. Mi hija Naia empieza pronto la escuela infantil y, puede ser porque soy primeriza, pero estoy muy nerviosa. Tanto, que hasta tengo ansiedad. Yo creo que ella lo nota, porque cada vez llora más y no consigo calmarla. Sé que la escuela es muy buena y no tengo que preocuparme, pero me da miedo separarme de ella. ¿Qué me aconsejáis?
    P.D. Gracias por tener este espacio para solucionar nuestras dudas.

  35. admin
    Enero 26th, 2012 at 14:47 | #35

    ¡Hola, Alicia!
    Ante todo calma, los celos son manifestaciones normales y una etapa por la que deben pasar los niños que tienen hermanos, ya que cada niño quiere tener la máxima atención de sus padres.
    ¿Cómo actuar ante estas situaciones?
    Escucha a tu hijo, que te exprese sus emociones. Hazle ver que le comprendes, aunque también le digamos que sus sentimientos son exagerados. Ignora las conductas inadecuadas, como has hecho hasta ahora. Es preferible eso a regañarle muy a menudo, ya que esto podría reforzar su idea de que pierde cariño de sus padres.
    Muy importante reforzar las mínimas conductas adecuadas. Tu hijo busca vuestra atención, será mejor que lo haga por el buen camino, de esta manera además, le ayudaremos a mejorar su autoestima.
    Busca en la medida de lo posible, momentos para estar con él, participando en sus juegos, por ejemplo, que note que le queremos y le escuchamos.
    Evitad siempre hacer comparaciones entre hermanos. Cada hijo es único e irrepetible y así tienen que verse.
    Cuando tengan un conflicto, lo ideal es que lo solucionen entre ellos. No meterse en sus chismes, sino decirles: ‘para jugar juntos debéis poneros de acuerdo’.Si no consiguen resolver el conflicto, no darle la razón sólo a uno de ellos, sino tratarlos por igual.
    No disculpar al pequeño, por ser pequeño.
    En casa hay unas pautas o reglas, que no podemos olvidar y también algún “privilegio”, que debe ser explicado previamente. Posiblemente tu hija pueda acostarse más tarde que el pequeño, por ejemplo.
    Dejemos al pequeño participar en el día a día de la casa. Fomenta actitudes de cooperación y solidaridad entre los miembros de la familia, (ayudarse mutuamente, colaborar en las tareas de la casa, jugar todos juntos, etc.).
    Mucho ánimo y gracias por escribirnos!!

  36. alicia
    Enero 25th, 2012 at 14:42 | #36

    Hola a todos. Mi nombre es Alicia. Tengo un niño de 3 años y una niña de 7 años. El problema es que el pequeño tiene celos de la mayor, llora por todo, le pega, le chilla, tiene muchas rabietas… Ya no sé qué hacer ni cómo actuar. He probado ignorándolo, calmándolo, castigándole… pero no consigo nada. ¿Qué estoy haciendo mal? Por favor, ¿podéis darme algún consejo? Muchísimas gracias.

  37. admin
    Enero 19th, 2012 at 10:31 | #37

    ¡Buenos días, Clara!
    Lo que le pasa a Daniel es algo muy habitual. Hacia esa edad descubren el poder de las rabietas. Saben que esa actitud altera a los padres y está probando su eficacia. Es decir, son un medio para conseguir un fin. Aunque sé que lo estáis pasando mal, debéis pensar que es una etapa pasajera. Con el tiempo, las rabietas se irán mitigando y espaciando cada vez más.

    Con 23 meses, tu hijo aún no tolera la frustración y es complicado que comprenda que no puede tener siempre lo que quiere. Además, le cuesta expresarlo.
    Las rabietas disminuirán cuando vea que no tienen efecto sobre vosotros, cuando aprenda a tolerar la frustración y a expresar con palabras lo que le sucede.
    ¿Qué podemos hacer?
    Debemos mantenernos firmes ante una rabieta. Sé que es fácil decirlo, pero debemos mantener la calma sin enfadarnos o, al menos, no mantener el enfando durante mucho tiempo. Daniel tiene que darse cuenta que con esto no conseguirá nada. Pasado un rato, no se acordará de por qué estamos enfados con él.
    Mejor utilizar frases cortas, sin largas explicaciones.
    Intenta anticiparte al problema. Déjale claro el plan antes de salir, “Vamos al parque, a la panadería y te compro o un regaliz o gusanitos, si te portas bien”, por ejemplo.
    Es siempre mejor que tú le des las opciones, que no pueda elegir mas que entre dos opciones de caramelos, por ejemplo.
    Una vez que la rabieta ha comenzado, es importante que nos escuche. Agáchate frente a él, cógelo por los hombros con firmeza y míralo hasta que él fije sus ojos en los tuyos. Háblale con calma e intenta irte de ahí, saca al niño en brazos a otro lugar mas tranquilo y cuéntale que no le entiendes cuando grita y que le escucharás cuando se calme.
    Que se desahogue y escúchale,
    ¡¡Ánimo y no dudes en consultarnos siempre que lo necesites!!

  38. clara bueno
    Enero 18th, 2012 at 14:29 | #38

    Buenos días. Tengo un problema con mi hijo y espero que podáis darme algún consejo, porque ya no sé qué hacer. Daniel tiene 23 meses y últimamente le dan berrinches por cualquier cosa. Si estamos en casa no le hago caso y al final se cansa, pero si le da en medio de la calle, no importa lo que haga porque no se le pasa, me pongo más nerviosa y el acaba gritando más. Al final, dando un auténtico espectáculo. Estoy tan desesperada que he llegado a pensar en no sacarle a la calle. ¿Qué puedo hacer?

  39. admin
    Enero 11th, 2012 at 14:29 | #39

    Gracias por tu comentario. Quédate tranquila. Existen varias razones por las que un bebé se despierta por la noche: dentición, un cambio en su dieta, miedo a quedarse solo… Estos eventos son tan importantes que pueden interrumpir el sueño de tu hijo.
    Has de identificar el problema, otra cosa serían “las malas costumbres”, como por ejemplo, haber tendido a tomar a tu bebé en brazos y acunarlo para que se duerma, y aunque esto no genera ningún problema durante las primeras semanas de vida, como comportamiento continuo no es aconsejable ya que, de este modo, le estamos enseñanado al niño a depender de nosotros para poder quedarse dormido.
    Es importante enseñar a los hijos a dormir por si solos, acostándoles despiertos en su cuna, a su hora y siguiendo una rutina, (baño, biberón, cuento y nos tumbamos,.). Para asegurarte de que tu bebé no se dé cuenta de que puede llamar tu atención y conseguir abrazos mediante el simple hecho de sollozar, evita correr directamente a su habitación. Si sigue llorando, comprueba que esté bien, sin hacer mucho ruido y sin encender la luz. Consuélalo y procura que se vuelva a dormir. Evita llevar a tu bebé a tu cama, ya que se acostumbrará y las cosas serán más difíciles después.
    Acostar a tu bebé es un momento de separación; necesita tener la certeza de que estarás ahí al día siguiente, así que hazlo con mucho cariño y mimo.
    Mucho animo!!

  40. maialen
    Enero 10th, 2012 at 14:22 | #40

    En primer lugar, feliz año! Me encanta vuestro blog. Soy mamá primeriza y vuestros consejos me ayudan mucho. Estoy muy preocupada por mi bebé, que tiene 11 semanas y duerme muy mal. Después de llorar muchísimo acaba durmiéndose por agotamiento, pero se despierta muy a menudo llorando otra vez. Como soy primeriza no sé si estoy alarmándome demasiado o si realmente es algo grave. Para mi es agotador. El caso es que necesito ayuda porque voy a empezar a llevarle a la guardería y no sé cómo hacer que duerma bien. ¿Podéis echarme una mano? Muchas gracias.

  41. admin
    Noviembre 24th, 2011 at 13:17 | #41

    Gracias, Judith,
    Esperamos que el blog te sea de utilidad y te animamos a que sigas participando con tus comentarios o con tu dudas!

  42. Judith Pascual
    Noviembre 18th, 2011 at 10:20 | #42

    muy interesante!!

  43. admin
    Noviembre 11th, 2011 at 08:44 | #43

    ¡Hola!
    Gracias por tu comentario y por confiar en Kimba. Respondiendo a tu pregunta, que los niños desafíen los deseos de los padres, es parte de su crecimiento. Tu hijo esta poniendo a prueba los límites que le impones o poniendo a prueba nuevas hipótesis acerca de la forma en que reaccionas ante lo que él hace.
    Esta actitud de los niños, muchas veces encubre un mensaje. Nos está pidiendo mayor atención y es como él se ha acostumbrado a tenerla. Efectivamente como bien dices, puede llegar a hacerse costumbre y esto no puede ser, ya que no le beneficia nada.
    Lo primero identificar el problema para poder resolverlo (escasa atención de los padres, padres que aspiran a la perfección, privación al niño de satisfacciones y privacidad cuando no cumple con exigencias desmedidas, celos por el nacimiento de un hermano, problemas escolares…).
    Hacer una reflexión de nuestra vida familiar: ¿Cuánto respeto existe entre los miembros de la familia?, ¿Se respetan unos a los otros, sus ideas, su privacidad y valores personales?, ¿Cómo trabaja la familia los conflictos?, ¿Es por medio de una discusión racional?, ¿Cuál es el estilo de relacionarte con tu hijo, y que formas de disciplinarlo utilizas? ¿Le felicitamos cuando actúa bien, o simplemente reaccionamos a los conflictos?.

    Educamos en todo momento a nuestros hijos, los padres somos su modelo a seguir. “El niño aprenderá a ser respetuoso, si nosotros somos respetuosos”, por ejemplo.
    Es fundamental tener paciencia, pensar lo que queremos decirle y dialogar. Debemos basarnos en razones.
    Si el niño se pone irrespetuoso y fuera de control, déjale un tiempo para que se calme y recobre su autocontrol.
    Enseña a tu hijo a disculparse por la falta de respeto cometida hacia ti u otros.

    Cuando tu hijo sea obediente y respetuoso, no pierdas la ocasión y házselo saber, premia su comportamiento. Este esfuerzo positivo será siempre más exitoso que el castigo.
    Mucho ánimo y paciencia!!

  44. ana
    Noviembre 9th, 2011 at 22:36 | #44

    Buenas noches, En primer lugar, felicidades por vuestro blog. Mi hijo tiene 4 años y empiezo a estar preocupada porque desobedece mucho, más bien, hace oídos sordos cada vez que le doy una orden. Si le pillo haciendo una trastada y le ordeno que recoja, por ejemplo, lejos de hacerlo se ríe! No sé cómo actuar. En esos momento pierdo los nervios y saco la mano, aunque se que no es lo más educativo, pero es lo que funciona. Me da miedo que eso se convierta en costumbre. ¿qué debo hacer?

  45. admin
    Octubre 14th, 2011 at 07:22 | #45

    A esta edad los niños están en un momento evolutivo conocido como el del pensamiento egocéntrico. Son incapaces de ponerse en la piel de los otros. “Si yo quiero ese osito, lo quiero ahora y no me preocupa que lo tengas tú; no puedo comprender”.
    Dices que tu hijo tiene 2 años, muchos aún no saben hablar y no pueden utilizar la palabra para resolver sus conflictos.
    O “que acaben de salirles los dientes” es otro motivo mas, para morder con desesperación, todo lo que tienen cerca.
    Es decir, es muy importante entender las razones por las que el niño muerde.
    Observa cuándo y dónde se producen los mordiscos y qué ocurre antes y después de éste.
    Pregúntate si, “¿Ha habido cambios en la salud del niño, en la familia o en la situación familiar que pudieran haber afectado su comportamiento?”

    Cuando el pequeño muerda, intervén inmediatamente, conservando la calma, sin gritos y sin explicaciones muy largas.
    Háblale a tu hijo en un tono de voz y una expresión facial que le dé a entender que no se debe morder. Le puedes decir: “No se muerde a los niños” “Le hiciste daño y está llorando.”
    Ayudaremos al niño “agredido”, intentando animarle a que le diga al otro “Me has hecho daño”.
    Si el comportamiento se repite muy seguido, mejor le apartamos de la situación y le retiramos un ratito, muy breve, “al rincón de la tranquilidad” para que se relaje y cuando vuelva con nosotros, pueda seguir la actividad con normalidad.

    Es un camino que parece largo, pero si insistes, lo conseguirás.
    Fomenta las relaciones con las personas que le cuidan, habla de los sentimientos de otras personas, amigos o expresa comprensión por los sentimientos de los otros niños.

    No olvides reforzar el comportamiento deseado, en situaciones como esta, tendemos a dejarlo a un lado y es muy importante.
    Y por supuesto no etiquetar al niño como “el pegón”. El niño no es malo, sino su acción y así debemos hacérselo ver.

    Esperamos haberte ayudado,

  46. lucia
    Octubre 4th, 2011 at 20:42 | #46

    hola a tod@s,
    me gustaria que me dierais algun consejillo para “frenar” a un niño que muerde. ya he probado con varias tecnicas, pero se me acaban los recursos.el peque no es agresivo ( de hecho es bastante cariñoso), ni muerde en plan ataque( por un juguete)ni nada similar. puede estar tranquilamente jugando sólo y en un momento lanzarse a morder, sin motivo aparente. esto se puede repetir varias veces al dia, y necesito consejo.ya no me sirve el castigo, ni el contarle que no podemos hacer daño a los demas. el niño tiene 2 años. ¿que puedo hacer?
    gracias de antemano

  47. admin
    Octubre 3rd, 2011 at 18:48 | #47

    Ante todo enhorabuena por tu próxima maternidad.

    Puedes a trabajar en cuanto puedas la estimulación temprana con tu hija, eso siempre será beneficioso para ella.

    Seguro que has oído hablar bien de la estimulación temprana en niños, ya que se potencia el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional del bebé.

    Cada niño es único y diferente, y los padres lo debemos tener en cuenta a la hora de estimularle, respetando su desarrollo individual, capacidades, predisposición y su ritmo.

    Nosotros en las escuelas la trabajamos a través de diversos programas como,

    BITs enciclopédicos, (son muy fáciles de hacer, cada lámina tiene una imagen clara y sencilla. En cada sesión se muestra una serie de 10 bits relativos al mismo tema. Para el niño es como un cuento. También se puede hacer a través del ordenador).
    Estimulación auditiva, cada 15 días escuchamos una pieza de música clásica. Es importante elegir un momento tranquilo.
    Programas de movilidad, programa de lectura temprana,..
    Para todo ello es importante recomendarte varias cosas, evita jugar con tu hija cuando notes que está cansada y sobrecargada de estímulos.

    Elije objetos agradables al tacto, al oído, al paladar.
    Los juegos deben ir acompañados por canciones, palabras y sonrisas.
    El juego tiene que ser algo placentero, para las dos.
    Aprovecha el momento del baño, por ejemplo, para dar un masaje a tu hija.
    Enséñale libros, encontrarás de tela o de plástico, con olores y distintas texturas.
    Y cuéntale cuentos antes de dormir.

    ¡¡Que disfrutes mucho en esta nueva etapa!!

  48. Esti
    Octubre 3rd, 2011 at 11:11 | #48

    Buenos dias,
    A finales del mes que viene daré a luz a mi primera hija.
    Como he oído hablar muy bien de la estimulación temprana para bebés, quería saber a partir de qué mes se puede empezar a hacer algún ejercicio práctico con ella y qué tipo de ejercicio.
    Gracias.

  49. admin
    Septiembre 14th, 2011 at 10:09 | #49

    ¡Buenos días!
    Una palabrota en boca de un niño, a estas edades, es “nada” si la despojamos de la carga expresiva que acarrea. Cuando un niño dice “Tonta” o “Imbécil”, dirigiéndose a su madre, no desea hacerle llegar el significado de estas palabras. Lo más probable es que lo haga porque es incapaz de encontrar palabras como éstas para expresar su estado de ánimo.
    Lo importante en estas situaciones es que los padres canalicen los sentimientos negativos y las palabrotas de los niños a otras formas de expresión.
    Recomendaciones,
    Da ejemplo. Si no quieres que tu hijo diga palabrotas, no las digas tú.
    Podemos ofrecerle al niño alternativas, enseñándole al niño por ejemplo, que es siempre mejor “decir a su hermano que esta disgustado porque ha roto un juguete, que llamarle “tonto”. Se le puede ofrecer además, lecturas para incrementar su vocabulario y hacerle descubrir palabras nuevas, expresiones, etc. ..más divertidas.
    Muy importante, mantener la calma y no darle demasiada importancia ya que una actitud en exceso afectada por parte del adulto puede producir el efecto contrario. Que el niño sienta que los tacos no son la mejor forma de llamar la atención de sus padres.
    Evitar reír o sonreír ante cualquier palabrota. Por más graciosa que pueda resultar, reírse de ella es un error porque incita al niño a repetirla.
    Por ultimo, explícale de forma sencilla y clara que estas palabras ofenden, molestan, que no son respetuosas y que sí se las dijeran a ella, tampoco le gustaría que le trataran así.
    Suerte!!

  50. Lorena
    Septiembre 12th, 2011 at 11:07 | #50

    Buenos días!
    En primer lugar, gracias por vuestra ayuda. La verdad es que siendo primeriza, las dudas son muchísimas. Mi hija acaba de cumplir 2 años y medio. Habla bastante y se le entiende muy bien, por eso, me preocupa especialmente que desde hace unos días no para de repetir una palabrota. Lo hace en cualquier lugar y delante de cualquiera, claro. No sé cómo atajar el problema. He oído que si le recalcas que no lo diga es peor, pero es que no sabéis lo desagradable que es escucharle constantemente la palabrita en la boca! Si le reprendo, le hace más gracia! En fin, agradecería escuchar un consejo profesional. Quedo a la espera de vuestra respuesta.

Comment pages
  1. No trackbacks yet.